Exceso de omega 3

El exceso de omega 3 puede representar un inconveniente peligroso, como todos los excesos en general. Es por esto que lo mejor es evitar sobrepasarse de las cantidades indicadas en los envases de los suplementos alimenticios con éste.

Así como también se recomienda el evitar consumir en grandes cantidades los alimentos que le contienen. Hacer esto puede derivar en malestares estomacales así como otras complicaciones a destacar.

H2. Exceso de omega 3 y 6

Tanto el omega 3 como el omega 6 corresponden a elementos necesarios de incluir en nuestro organismo. Pero cuando no se lleva una dieta adecuada, y por lo tanto desproporcionada o también puede ser el caso, de consumir más complementos alimenticios de los recomendados, se enfrenta a graves problemas.

El exceso de omega 3 y 6 podrá perjudicar cada aspecto del cuerpo humano.

H2. Exceso de omega síntomas

En caso de que se experimente un exceso de omega, los síntomas comenzaran a notarse más temprano que tarde. Por lo que es una señal de alerta si comienzan a aparecer estos excesos de omega síntomas:

  • Mal sabor en la boca: Es un indicativo comenzar a tener un sabor extraño en la boca, y no poder comer con normalidad debido a que los sabores de los alimentos tendrán un gusto alterado.
  • Eructos frecuentes: Los malestares estomacales podrán aparecer con cólicos o con eructos luego de las comidas.

H3. Exceso de omega 3 en el organismo

El exceso de omega 3 en el organismo no solo es perjudicial por lo ya mencionado, sino que lo es también en gran medida por el riesgo de contaminación de mercurio. Muchos peces tienen la posibilidad de sufrir de esta clase de contaminación, la de los metales pesados.

Y a la vez, quienes consumen peces como los pez espada, caballa o blanquillo, y sus aceites están en un mayor riesgo. Son especialmente vulnerables a estos, las mujeres embarazadas y los niños.

H3. Exceso de omega 3 consecuencias

El exceso de omega 3 consecuencias está conformado por la siguiente lista:

  • Intervención negativa en la coagulación de la sangre y disminución del sistema inmune.
  • Ardores estomacales, diarreas y gases constantes.
  • Bloqueo de los efectos de otros medicamentos al consumirles al mismo tiempo.
  • Efectos negativos especialmente notables en personas depresivas o diabéticas.
  • Sangrado por la nariz.

En caso de que se presente cualquiera de estos, lo mejor será consultar con un especialista para evitar mayores inconvenientes.